Blog de tudecora.com | ideas en muebles

mayo 9, 2016

LA ÚLTIMA REVOLUCIÓN DE LA DOMÓTICA EN EL HOGAR

Desde hace años se habla sin parar del mundo de la domótica, casas inteligentes que casi piensan por nosotros. Hace un tiempo, cuando empezaba la fiebre por la tecnología en el hogar, las aplicaciones eran sencillas: que si encender la calefacción desde la calle, que si activar la alarma a distancia, subir y bajar las persianas desde el ordenador del trabajo para que el sol no calentase demasiado las habitaciones…

Pero el mundo de la domótica ha experimentado un cambio revolucionario. Ya no es que se pueda o no bajar las persianas en la distancia. Ahora es que con un solo click en el móvil podemos llegar a oscurecer los cristales de las ventanas si hace demasiado sol o si no queremos que nos vean desde fuera. Las persianas se han quedado ya antiguas.

 

Vía Spacio Integración de Sistemas Vía Spacio Integración de Sistemas

 

La domótica consiste en hacer uso de la tecnología para automatizar algunas acciones y procesos que consigan hacernos la vida más cómoda. Y también más segura. A través de nuestro móvil o nuestra tablet podemos controlar perfectamente nuestro sistema de seguridad, estableciendo un perímetro irrebasable que activaremos o desactivaremos a nuestro antojo.

 

Las aplicaciones de la domótica están repartida por la casa en función de las necesidades, que pueden ser realmente las que queramos. Desde la climatización del hogar, diferenciada y separada por estancias, hasta la luz, que podemos regular a nuestro antojo desde donde queramos. Pero las funciones van mucho más allá, hasta límites que están más relacionados con el capricho que con una mejor calidad de vida.

 

Vía Finanzas Vía Finanzas

 

Una de las casas más espectaculares en este sentido está en EEUU, cerca de Seattle. Tiene sensores en todos lados: ventanas, puertas, jardín, debajo del suelo y hasta en los caminos de acceso, para detectar si alguien se está acercando (muy útil para avisarte tanto de la presencia de ladrones como de los amigos, cuando están a punto de llegar).

 

Vía Walletburn Vía Walletburn

 

El propio dueño dice que muchos de estos dispositivos no tienen demasiada utilidad porque tampoco se trata de que no nos levantemos del sofá para nada y que tengamos un mayordomo electrónico a nuestro servicio. Las casas también hay que vivirlas, por lo que el futuro real de estos sistemas tampoco está demasiado definido.

Con una sola orden a través del móvil, puede sonar música clásica en una estancia, y jazz en otra. La casa, que se conecta a internet durante la noche, le dice a su dueño por la mañana si ha nevado o ha llovido y si el tráfico está peor que otras veces. Si es así, el despertador habrá sonado media hora antes sin necesidad de que una mano humana lo programe.

 

Vía Inmobilier2.0 Vía Inmobilier2.0

 

Por la noche, si alguien se levanta para ir al baño, unos sensores en el suelo detectan el peso de la persona y encienden una luz ténue.

Las aplicaciones son infinitas, pero tener una casa entera conectada a la red también tiene problemas, como resultar hackeado. Sí, también eso ha ocurrido.

 

Vía Engadget Vía Engadget

 

En un futuro, los inodoros, a través de la orina, será capaces de detectar enfermedades o un embarazo. La nevera detectará por el peso de las bandejas qué productos hacen falta y determinará si estamos comiendo demasiada carne o mucho azúcar. Y, además, podremos dormir monitorizados. ¿Pero, queremos realmente eso?. La tecnología nos ayuda a modificar hábitos de consumo. Podemos ser más eficientes energéticamente, pero tal vez lo más fiable para saber si tenemos una enfermedad sea ir directamente al médico.

Te invitamos a comentar este post y a seguirnos en Facebook y en Twitter para estar al día de todas las novedades que te ofrecemos en tudecora.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados con *.


Responsable del fichero: Miguel Ángel López de Blas - Finalidad: facilitar mis datos para participar en los comentarios del post. - Legitimación: Consentimiento - Destinatarios: No se comunicarán los datos a terceros - Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en nuestra Política de privacidad.